En directo
Noticias Música Sociedad

Elvis Presley y la maldición de su familia: su nieto se suicida, su hija está arruinada y su ex mujer no encuentra el amor

La familia de la estrella del rock, destrozada 14 de julio de 2020 a las 17:10 por Leonor Vallés
Elvis Presley en una imagen antigua | Facebook Elvis Presley

El nieto mayor de Elvis Presley se suicida

El pasado domingo saltaba la noticia de que el nieto de Elvis Presley, de 27 años, se había suicidado de un disparo. Fuentes policiales informaron que fue hallado sin vida en su casa de Calabasas, California.

Vecinos de Benjamin Keough aseguraron a las autoridades que escucharon gritar a una mujer que decía «no lo hagas» y, tras ello, un disparo. Según afirman, se trataría de la novia del joven, quien estuvo hablando con los agentes alrededor de una hora sin poder creer lo que había sucedido.

Así confirmaba también el fallecimiento el representante de su madre, la actriz e hija del rey del rock, Lisa Marie Presley. Afirmaba que la actriz se encontraba desconsolada y tratando de mantenerse fuerte por sus hijas. «Ella adoraba a ese chico. Él era el amor de su vida», expresó el representante en el comunicado emitido.

Lisa Marie Presley se arruina

Sin embargo, aunque sea la más dura de soportar, la hija de Elvis Presley ha tenido que combatir con otras tragedias. A los 9 años se quedó huérfana al morir su padre con tan solo 42 años. Y si fuera poco, su adicción a las drogas y al alcohol, sumado a su alta calidad de vida, han provocado que Lisa Marie se declare en bancarrota. Según listados de distintos portales, la actriz tiene una deuda de más de 14 millones de euros.

Priscilla no encuentra el amor

Por otro lado, a sus 75 años, la ex mujer de Elvis no encuentra un nuevo amor. A pesar del divorcio, Priscilla sigue viviendo a costa del cantante de rock ya que todos sus proyectos han fracasado. El último intento ha sido vender los derecho de imagen de Elvis a una serie de Netflix de dibujos animados.

Así pues, lo que parecía que podía ser una vida idílica y solucionada por el patrimonio que les había dejado la estrella del rock, no tiene nada que ver con la realidad que vive la familia de Elvis Presley tras su fallecimiento en 1977.