Sentenced to 15 months in prison for Big Brother sexual abuse

Jose María López is also sentenced to a 4-year ban and 6,000 euros in compensation to Carlota Prado. 18 de April de 2023 a las 07:42 por Leonor Vallés
Pixabay

José María López, exconcursante de Gran Hermano Revolution, ha sido condenado a 15 meses de prisión por abusos sexuales a Carlota Prado, compañera suya en su estancia en la casa de Guadalix. Los hechos ocurrieron durante una fiesta dentro del reality el 4 de noviembre de 2017.

Además, la jueza ha impuesto también al acusado ha cuatro años de alejamiento y una indemnización de 6.000 euros a la víctima por los daños morales causados tras el abuso. La entidad Zeppelin Televisión S. A. también indemnizarácon 1.000 euros a Carlota en calidad de responsable civil subsidiario.

Lo ocurrido aquella noche

Durante una de las fiestas que organizaba el programa de televisión dentro de la casa, Jose María López abusó de Carlota Prado. Ambos mantenían una relación, pero en ese momento ella no estaba en condiciones adecuadas para tener ningún tipo de acto sexual.

El programa, que graba 24 horas lo que ocurre dentro de la casa, al ver lo sucedido, llamó a Carlota a la mañana siguiente para advertirle de lo ocurrido y mostrarle las imágenes de aquella noche. Ella no era consciente, por lo que el shock le condujo, posteriormente, a un trastorno psicológico.

El acusado no volvió a aparecer en pantalla y fue expulsado de la edición. Tampoco volvieron a decir su nombre. Sin embargo, la exhibición a la víctima de la grabación de las imágenes ha llevado a que la productora también le pague una indemnización.

¿Qué dice la sentencia?

La sentencia señala que la víctima «estaba privada de todo sentido durante el desarrollo del acto punible y en condiciones deplorables a lo largo de todo el intervalo que cubre la grabación», a consecuencia del alcohol consumido. Por lo que ha precisado que «es imposible no concluir que fue utilizada por el acusado como un objeto para satisfacer a modo de juguete sexual, sin que haya la menor sombra de consentimiento y, consecuentemente, de libertad de su parte en lo acontecido».

El acusado ha asegurado que no tuvo la percepción de que estuviera inconsciente, aunque la juez incide en que Jose María aprovechó el «sopor etílico» de la joven para abusar de ella. De hecho, ella se negó.