Nachrichten Menschen

Dani Alves spricht zum ersten Mal nach seiner Inhaftierung

Er versichert, dass "sie mir zu keinem Zeitpunkt gesagt hat, ich solle aufhören, oder irgendeine Geste gemacht hat, dass sie gehen will". 22 de Juni de 2023 a las 18:03 por Leonor Vallés

Se han cumplido cinco meses desde que el futbolista Dani Alves fue detenido por una presunta agresión sexual a una joven en una discoteca de Barcelona. Y hasta ahora, que ha concedido su primera entrevista a El programa de Ana Rosa, no había hablado públicamente.

Alves ha afirmado que su intención es «que conozcan la historia a partir de lo que yo viví aquella madrugada y en aquel baño». Sabe que se ha hablado mucho de todo lo ocurrido, conoce la versión de la supuesta víctima y le han contado aquello que se ha estado diciendo. Pero él quiere dejar clara su versión de los hechos.

El futbolista cuenta que «hasta ahora se ha explicado un relato ‘asustadizo’ de miedo y de terror, que nada tiene que ver con lo que pasó ni con lo que hice. Yo entré detrás de ella. Ni cerré la puerta con pestillo. La puerta estuvo abierta en todo momento, podría haberse ido porque yo permanecí sentado prácticamente todo el rato sobre la tapa del water».

Manteniendo su inocencia en todo momento, Alves ha confesado que «nada de todo eso es verdad, ella en ningún momento me dijo que me detuviera ni hizo ningún gesto de quererse ir». Y añade: «No sé en qué momento tocó eso, pero nada de esos movimientos que ella ha contado que yo le obligué a hacer en el baño son ciertos. El rasguño es por permanecer de rodillas mientras me realizaba una felación».

Sobre la víctima, el brasileño asegura que cree que estuvo mal aconsejada. «Se sintió mal después de hacerlo, dio un paso adelante y no ha sabido salir del lío en el que se ha metido y en el que me ha metido», dice. Y apela a su conciencia: «No ha habido ni una sola noche que yo no haya dormido tranquilo. Ni una sola noche. Tengo la conciencia tranquila. Nunca he hecho daño voluntariamente a nadie. Y a ella aquella noche tampoco. No sé si ella tiene la conciencia tranquila, si duerme bien por las noches. Pero yo la perdono».

La perdona pero no le pide perdón, porque él sigue defendiendo que aquella agresión sexual nunca existió. Sin embargo, en la entrevista sí se disculpa con alguien: «A la única persona a la que tengo que pedir perdón es a mi mujer, Joana Sanz».